Content on this page requires a newer version of Adobe Flash Player.

Get Adobe Flash player

Proyectos
"Aboriginalidad, provincias y nación: reconfiguraciones contemporáneas de las estrategias y demandas indígenas por la implementación de sus derechos".

"Cárcel y comunidad: La intermediación del instituto de la "libertad condicional" como instancia de transición. Un estudio de caso en especial de mujeres, en la Provincia del Neuquén".

UBACYT 2011-2014.
Directora: Beatriz Kalinsky.

Integrantes: Andrea Lombraña

RESUMEN

La cárcel a pesar de seguir siendo una institución "total" o aún de "secuestro" da pie a que los internos, o en nuestro caso de estudio, mujeres internas puedan generar formas de vida carcelarias novedosas. Debido a sus difíciles condiciones de vida y pobreza de sus relaciones sociales previas, estas mujeres ahora encarceladas advierten que tienen un acceso más fácil, al menos a los servicios de salud y educación. Suelen insistir en los reconocimientos médicos y odontológicos que saben que ya no tendrán una vez libres y que antes, ciertamente, no tuvieron. Aprovechan lo que se considera el "tiempo muerto" de la ejecución de su pena para iniciar, y en el mejor de los casos concluir, el ciclo primario o secundario de educación, con la intención de estar un poco mejor preparadas para optar por eventuales puestos laborales en el futuro. Tienen tiempo para pensar en ellas, en cuanto a sus deseos y expectativas no cumplidas, o siquiera primero para identificarlas ya que en la vida previa a la cárcel no tuvieron la oportunidad para dedicarse a pensar en ellas mismas y, sobre todo, por ellas mismas. Si bien este panorama es más bien actual, debido a que la cárcel ha cambiado su papel en la dinámica de una sociedad pauperizada, con amplias zonas de exclusión social, vacíos y fragmentaciones sociales, hay literatura científica que registra estas nuevas funciones que cumple una institución de castigo, con programas orientados hacia una supuesta "rehabilitación" pero que ni se acercan, ni lo pretenden, a estas intenciones. La cárcel ha devenido en una agencia más del Estado que cumple funciones que ninguna otra agencia puede ahora satisfacer para determinados grupos poblacionales, planteando un escenario lleno de interrogantes y preocupaciones, ya que una moral invertida se ha adueñado de las administraciones carcelarias y sobre todo de quienes tienen la posibilidad de decidir sobre las políticas sociales. Si como decíamos, muchas de estas mujeres finalmente logran un balance positivo de su estadía carcelaria, porque salen en mejores condiciones de salud, con enfermedades crónicas controladas, y minimizadas aquellas adquiridas por su etapa de encarcelamiento y porque tienen algún diploma que les puede augurar un futuro fuera de la esfera de la ilegalidad (sobre todo para aquellas que ingresan por robo o comercio de droga): o consideran que están fortalecidas como para afrontar la reunión de la familia y mejorar los lazos con sus hijos, entonces, la institución que solo estaría cumpliendo una función de castigo, mediando la venganza social a través de formas legítimas, está siendo rearmada por los habitantes de la zona más gris que pueda tener una sociedad democrática. Está claro que este balance "positivo" se analiza en el corto plazo. Un seguimiento por el transcurrir de la libertad condicional muestra que muchos de los eventuales beneficios adquiridos con gran esfuerzo pero al fin alcanzados, se van diluyendo rápido en la vida libre. Sin embargo, perdura el conocimiento adquirido. La continuidad de la violencia entre comunidad y cárcel Si señalamos que la cárcel aglutina en un solo espacio geográfico- social al conjunto de violencias que se muestran actualmente en la sociedad, no habremos aportado mucho a lo que ya se viene diciendo. Como lugar de convivencia forzada, las historias individuales –de por sí violentas, donde las personas han sido tanto víctimas como victimarios- deben pasar a un segundo plano para poner el foco de la supervivencia en lidiar con la violencia propia de la institución, que pretende "socializar" para una vida en libertad mediante formas coercitivas, una contradicción que ya ha sido analizada pero sobre la que no se han tomado medidas firmes para disminuir o eliminarla. La forma casi exclusiva de comunicación admitida intramuros es aquélla que desiste de la argumentación y por consecuencia apela a la violencia, en un no- registro de un "Otro" conviviente, por relativa elección (personal penitenciario) u obligación (internos). Unos y otros podrían transformarse en personas si pudieran escuchar y ser escuchados, dejando el espacio simbólico necesario para que todos, sin distinciones, puedan exponer sus argumentos no solo en los temas de la vida cotidiana, que en la cárcel no son de menor importancia, sino también a la hora de plantear puntos de vista sobre lo que en un espacio definido casi en forma exclusiva por la escasez y la coerción, pueda pasar a ser considerado parte de la "cosa pública". Estas formas de des-personalización no solo corren por cuenta del personal penitenciario, que tiene que estar todo el tiempo en una "zona caliente" donde más de una vez está en juego su integridad y su vida, con el fin de no aproximarse demasiado a ninguno de los detenidos, pues la expresión de vínculos emocionales no es bienvenida por las administraciones carcelarias. Hasta ahora no hemos dicho nada nuevo. Pero, si indicamos que la cárcel como cualquier institución no existe aislada de la sociedad, no solo de aquella que la ideó como "ideal" de castigo sino de esta actual, iremos acercándonos a una perspectiva que registra esta institución dentro del entramado comunitario. La violencia carcelaria es una continuación de la violencia comunitaria; las personas condenadas provienen, por lo general, de barrios criminalizados, y vuelven a esos mismos lugares. Por ende, la cárcel es una estadía que está en el espectro de posibilidades de sus trayectorias de vida.

"Estéticas de la otredad. Antropología de las prácticas musicales y los diseños abstractos y figurativos de los aborígenes pilagá y mbyá (Argentina)".
"Niñez indígena, alteridad y ciudadanía: Disputas contemporáneas en torno a los derechos del Niño y los Derechos indígenas en las provincias del Neuquén y Buenos Aires".
"Niñez, Ciudadanía y Agencia. Disputas en torno a los Derechos del Niño, los Derechos Indígenas y los Derechos Sociales desde una perspectiva antropológica".
"Niñez mapuche, alteridad y ciudadanía: Disputas político culturales contemporáneas en torno a niños y niñas mapuche del Neuquén".
"Reforma moral e imaginario cultural en la modernidad sociorreligiosa argentina: un enfoque antropológico".
"Imaginación cultural, utopía y globalización en heterodoxias sociorreligiosas de la Argentina contemporánea".
Proyecto 9 “Reconstrucción de la experiencia histórica a partir del parentesco, la acción política y el espacio entre los toba del Chaco argentino”
Proyecto 10 “Políticas culturales y performances indígenas en la provincia de Formosa y la Quebrada de Humahuaca”
Proyecto 11 Performances indígenas y afrodescendientes en las políticas culturales regionales
Proyecto 12 Memorias colectivas y narrativas de la violencia. De la diáspora y el despojo indígenas hacia nuevas formas de comunalización
Proyecto 13 Grupo de estudios sobre la muerte y el morir
Proyecto 14 Etnohistoria del piedemonte salteño
Proyecto 15 Repensando el parentesco y la organización social en las sociedades amerindias de tierras altas
(Andes centrales y meridionales) y bajas (Amazonia, Chaco)
Copyright © 2013 | Sección de Etnología | correo: etno@filo.uba.ar
Horario de atención: Martes a viernes de 12 a 16 hs.